Search:

Soñando en Pai

Se me llena el alma de sensaciones, me enamoro.
mi paraíso en Pai
Ene 18 2017

Soñando en Pai

*10:00h_06_12_16 PAI

Aquí  estoy, meciéndome en una hamaca,  mientras contemplo el verde infinito… son las 10 de la mañana y ahora empieza a calentar el sol, hasta este momento había estado intentando salir vergonzoso entre la espesa niebla, me recuerda a mi antigua vida en Inglaterra, esa niebla que humedece todo, puedes notar,  cuando respiras,  el aire fresco lleno de agua  entrando en tus pulmones.

Ahora siento el calor… cierro los ojos y puedo ver el color naranja intenso rodeado de amarillos como una Mandala.

Poco a poco el paisaje se abre, se amplia. La niebla va desapareciendo entre las montañas y me permite ver las líneas que la dibujan, ahora son grises, preciosas, ondulada… entre los tonos de verde oscuro que recortan la vegetación que les precede.

Casi no puedo creer…

ahora se suma Nora, se ha despertado y reclama su desayuno, PAZ. Escucho entre la respiración entrecortada de mi niña mientras mama, el cantar de los pájaros… parece que estoy en un sueño.

Ahora sonrío. Mientras escribo, me hago consciente de que estoy aquí, meciéndome en una hamaca, en la puerta de la que hoy  es mi casa, no sé hasta cuando, pero eso ya no importa.

Asia me está enamorando, cuanto más al norte más me cala en el alma, cuanto más pequeño, más reconozco lo que andaba buscando. Vuelvo a sonreír, escucho a un grupo de mujeres hablando animádamente mientras recogen frutos del huerto, me suena a música, estoy en un sueño, sí, estoy en un sueño.

Vuelvo a respirar, el aire ahora ya no es fresco, la luz ya ha destapado todo el paisaje y me deja ver el verde infinito, escucho como los latidos de mi corazón se aceleran…

ME SIENTO EN PAZ.

08:30h_07_12_16 PAI

Vuelvo a respirar, 8:30h de la mañana, me gusta despertarme temprano porque es mi momento a solas, miro a mi alrededor y vuelvo a sentir la paz, hoy no hay niebla, el paisaje parece menos mágico, más real y reflexiono… creo que deberíamos estar más en contacto con la naturaleza, estoy segura de que si todos tuviésemos la oportunidad de cambiar la imagen al despertar de un patio interior o calles de cualquier ciudad con decenas de personas abstraídas por sus móviles,  por un trocito de naturaleza, todo sería distinto. Todos seríamos más pacíficos, más tranquilos… con más ganas de sonreír.

Vuelvo a respirar, escucho el sonido de los pájaros, un grupo de mujeres hablan despreocupadas mientras hacen sus tareas, me miran, me sonríen. Me observan curiosas mientras escribo, aquí, tumbada en mi hamaca.

Me siento afortunada, miro a mi alrededor, me sorprendo al reconocer los frutos de la papaya madurando en un árbol, es curioso, siempre los había visto en los pasillos del supermercado, pero nunca me había parado a pensar cómo crecían en la naturaleza y de repente, todo se detiene, vuelvo a hacerme consciente de dónde estoy, es curioso que cosas te hacen reaccionar… un árbol.

Aquí estoy meciéndome en mi hamaca, en la puerta de la hoy es mi casa, observando las papayas madurando al sol de la mañana, en PAI, en TAILANDIA. A miles de kilómetros de la que supuestamente era mi casa, o eso creía.

Mi casa es ahora, donde estoy en cada momento, esto es lo que más me asustaba antes de comenzar el camino y ahora lo saboreo con gusto cada día. Amo esta sensación. ME SIENTO EN PAZ.

0 Comments
Share Post
Leonor Zapater Pinteño

Soñadora, diseñadora, co-creadora de Nico y Nora: mis hijos, fotógrafa, mamífera, porteadora, aprendíz de consciente, creativa, especialista en dar abrazos que calman y besos que curan y curiosa a tiempo completo.

No Comments

Post a Comment